domingo, 27 de marzo de 2016

Para tú, mejor amiga

Estimada mejor amiga

Te escribo por no poder/querer verte. Sin embargo, esta carta no tiene un destino. Tu, mi mejor amiga, eres unas de esas personas que cuando hablo, permanece escuchando.¿ Por qué me escuchas?¿Por qué alguien como tú me escucha?¿Por qué escuchabas a alguien como yo?. Supongo que soy una mala suerte. Tal vez, cuando me conociste fui buena suerte pero, ahora, en estos momentos debo parecer tan malo, tan horrible, tan indescriptible, tan lejano y tan a tu alcance al mismo tiempo. Horrible por no poder llorar, pero es una cuestión de tiempo, como te dije.

Siempre caminas con gracia como si un fuego quemará tus pies. Tu sonrisa debería ser patrimonio universal de la humanidad. Ojala todos pudieran verla. Ahora es unas de esas noches en las que yo veo una película y tú te quedas durmiendo en mi pecho.¿Sabes que tengo mucho miedo?. Tengo tanto miedo de que sepas qué hacer, si me marcho. Tengo tanto miedo del futuro porque sé que sólo encontraré más miedo. El beso del agua del mar me destroza.

Eres asfixiante como un día de verano y golpeas tan fuerte como el viento en invierno. A pesar de ello, nunca matas a nadie. Somos mala suerte de mejores amigos, somos extraños que una vez se necesitaron. La distancia siempre nos acercaba mientras tu temperamento nos enfriaba. Estoy tan cansado de súplicas que se arrastran; tu belleza no se hizo para eso. A veces, necesito estar solo, tu nunca me dejas en paz. Ayer fingías que sabías todo lo que había pasado, mañana te olvidas. Esto es nuestra amistad. 

Eres mi mejor amiga. Te amaré hasta que uno de los dos muera.No te olvides, me lo pasé mejor que tú y no te arrepientas. Te enseñe y me enseñaste. Tu vida fue la mejor parte de mi vida. Espero poder abrazarte lo más pronto posible y si ésto muere antes de ello, es que mis brazos nunca fueron hechos para abrazarte. Finalmente, sólo me quedará dormir mientras me marchitó. 

Eternamente tuyo

No hay comentarios:

Publicar un comentario