lunes, 7 de marzo de 2016

Una humilde propuesta de Jonathan Swift


Una humilde propuesta es un ensayo de Jonathan Swift, publicado en 1729. Este ensayo ofrece una solución a la crisis económica que padecía Irlanda, que se encontraba en penosas condiciones, hasta el punto que los pobres no podían alimentar a sus hijos. Observando esta coyuntura económica, Jonathan Swift, harto de que las palabras quedaran abandonadas al olvido o la inacción, propone una solución  a este problema. Esta solución, pecando de extrema, tenía por finalidad alarma o llamar la atención de la  sociedad depauperada con la finalidad de que despertarán del dominio inglés, los cuales abusaban  extremadamente de la sociedad irlandesa. 

La solución consiste en que los hijos de los pobres sirvan de alimentos de los más ricos. Vale, lo entiendo, efectivamente es un horror. Va en contra de toda moral o ética. Pero no se acaba; también se propone "limpiar las calles" de los desechos de la  sociedad como los mendigos. A pesar del espanto que puede ocasionar lo propuesto, habría innumerables beneficios: los ricos pagarían a los pobres por comerse a sus hijos y el Estado se ahorraría una gran cantidad de dinero. No se debe ser avaricioso, por lo que cierto niños y niñas no se venderían, los cuales crecerían y perpetuarían la especie y mantendrán la "empresa".

La obra, en su momento, produjo un gran revuelo, aunque, en mi opinión, si se publicará en la actualidad seguiría siendo objeto de escándalo. Como se puede entender, el ensayo no se comprendió y, por tanto, llego a ser criticado, tachándolo de inmoral por diversos sectores. Como dijo Jonathan Swift:" cuando en el mundo aparece un verdadero genio  puede reconocersele por este signo: todos los necios se conjuran contra él".  Al fin y al cabo la obra es una sátira, así que se podría predicar aquello de que solo estoy bromeando, incluso si hablo en serio.

Apenas tarde en leerme el ensayo, pues se trata de una obra muy cortita, a lo sumo se tarda 2 horas. El tema  está al orden del día como podemos observar a nuestro alrededor o, básicamente, echando un vistazo a un periódico. No obstante, esto en España no sé si podría funcionar, ya que, en la actualidad, la población se encuentra envejecida. Podríamos plantearlo de otro modo en España, en lugar de comernos a los recién nacidos, lo deberíamos hacer con los abuelos, así evitaríamos pagarles una pensión que no se sabe cómo se pagará, dado que los fondos destinado a ese fin se encuentran bastante mermados. También, con otro giro de tuerca, en lugar de lo anterior, lo podríamos hacer en relación con la clase política, seguro que nos ahorraríamos muchos problemas. Sin olvidar que debemos añadir algún condimento como el limón, muy de mi tierra.

También cabe destacar como se reduce al ser humano a ser un simple número o parte de la contabilidad. Dejamos de ser el centro del mundo para convertirnos en un elemento accidental más, en puro capital. Tal vez por ello la muerte de un niño sea una tragedia y ,en cambio, la muerte de miles de niños sea pura estadística. Se nos  configura como un dato a incluir en una partida contable, ya no tenemos derechos, sólo obligaciones. Somos un producto que debe tener buen aspecto, quizás por esa razón hoy en día es más importante ir al gimnasio que leer un libro.

Finalmente, citaré una frase más de Swift:" La libertad de pensamiento se entiende hoy en día, no sólo como la libertad de creer lo que uno quiera, sino también poder propagar esa creencia".

Recomiendo encarecidamente este ensayo, que considero de lectura obligatoria. No os robará mucho tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario