martes, 30 de agosto de 2016

Nos alejamos


Keynes dijo: “Destruimos la belleza del paisaje porque los esplendores de la naturaleza, de los que nadie se ha apropiado, carecen de valor económico. Seríamos capaces de apagar el sol y la estrellas porque no dan dividendos.” Y cada vez nos alejamos más de impedirlo lo que al mismo tiempo causa un gran daño que me pregunto cuánto tardarán en cuantificarlo, si es que es posible. Maldita sea esa manía de cuantificarlo todo, ¿qué ocurre con la justicia, la equidad, el bienestar, la seguridad?


Cuando un ciudadano decide comprometerse con la sociedad en lugar de hacerlo a través de instituciones políticas lo tiene que hacer a través de organizaciones no gubernamentales como Greenpeace, Médicos Sin Fronteras, Human Rights Watch o Amnistía Internacional. Me pregunto, ¿los gobiernos están comprometidos con la sociedad? Si hay una razón por la que no acudimos a ellos es por la distancia que nos separa, ya que no nos identificamos con ellos. La política vive una gran etapa de decadencia por dos motivos: inutilidad y corrupción. Con echar un vistazo al telediario vemos que en realidad los políticos son una panda de vagos, pelotas profesionales y enchufados así como lo que prevalece es su interés particular para pagarse su sanidad privada, su seguridad privada y educación privada. Cuando falte dinero, subimos los impuestos, privatizamos la sanidad y reducimos la partida dedicada a educación y seguridad. Ah, y también privatizamos el transporte. Os voy a contar una cosa interesante, nos están vendiendo la moto cuando privatizan la sanidad y el transporte en aras de una mayor eficacia y eficiencia  y reducción del gasto. ¿Por qué? Básicamente,  son bienes públicos imprescindibles lo que permite a las empresas privadas incurrir en abusos y mala gestión, pues, en todo caso, vendrá el Sr. Estado a poner más dinero pero nunca a exigir responsabilidades lo que dista mucho de las competencias y obligaciones morales de los políticos actuales. En palabras de  Tony Judt: “Hemos de recuperarla confianza en nuestro instinto: si una política o un acto parecen erróneos, debemos hallar las palabras para decirlo. Según los sondeos de opinión, la mayoría de los ingleses temen la privatización indiscriminada de los bienes públicos: las  compañías de servicios públicos, el Metro de Londres, los autobuses locales y los hospitales regionales, por no mencionar las residencias de la tercera edad, la atención a los dependientes, etcétera. Pero cuando se les dice que el propósito de tales privatizaciones ha sido ahorrar dinero público e incrementar su eficiencia, se callan: ¿quién podría no estar de acuerdo?”

No hay identificación. Los políticos hablan de nosotros,  no nos conocen y no podemos responder. ¿Realmente, nos sentimos parte de algo? Y si se da el caso de que podemos participar, nos dicen que no entendemos. Somos herederos de un lenguaje político-económico arcano y sutil que sirve para tomar decisiones que nos repercuten, seguramente más mal que bien, sin que podamos rechistar. El sueldo de los políticos parece depender de que no nos entiendan, pues si diera el caso perderían  lo que ganan con la actual política al servicio del bien común.

¿Cuántas sociedades están satisfechas con la forma de gobernar y sus tomas de decisiones? No debemos reprimir este pensamiento, pues solo con una ciudadanía activa podemos lograr algún triunfo, de lo contrario toda democracia, que haya sido vaciada por la pasividad o desintereses de los ciudadanos, está condenada al fracaso.


miércoles, 17 de agosto de 2016

The Versatile Bloguer Award


Hoy rebuscando en el blog de Achoco he encontrado una pequeña sorpresa: una NOMINACIÓN (es la primera).






A diferencia de otros premios, que consiste en preguntas concretas, éste da la libertad de contar 7 cosas sobre mi vida. No suelo hablar demasiado de mí en las entradas  pero tampoco se debe a una especie de obsesión por mantener mi identidad en secreto. 

Normas

. Seguir y nombrar al blog que te nominó.
  
Contar 7 cosas sobre ti.

Nominar a blogs con pocos seguidores.

Dejar en su blog un comentario de que los nominaste.


Bueno, al lío:

1. En la etapa 1-3 años era una terremoto. Concretamente, en esa etapa estaba iluminado por lo que llegaron a mí conocimientos que se suponen que deben llegar a una mayor edad o por lo menos a una edad más prudente. Entre esos conocimientos se encontraba los preservativos o condones o como queráis llamarlo,  tanto la palabra como reconocer la cajita que los contienen. Bueno, una mañana acompañando a mi madre a la farmacia local tuve una idea bestial que no me explico de donde la saque. La cosa fue que me metí detrás del mostrador de la farmacia y cogí un paquete de preservativos y otro paquete de aspirinas. Salí de detrás del mostrador y me puse delante de mi madre, que estaba en la cola, y le dije lo siguiente: Mami mami, esto para el papa, mientras levantaba la mano que tenía los preservativos, y esto para ti, levantado la correspondiente mano que sostenía las aspirinas. Mi madre para evitar la vergüenza me ignoraba, haciendo como si el asunto o la cosa no tuviera que ver con ella. Finalmente, mi madre, sin más remedio, me cogió de la mano y nos fuimos de la farmacia, sin hacer la correspondiente compra y, por supuesto, con los preservativos en la mano.

2. Por la misma época, también iluminado o incluso más iluminado que nunca, tuve otra gran idea. Al lado de mi casa, hay un campo de fútbol donde solía pasar las tardes jugando. Una tarde veraniega de esas que parecían no tener fin y con el correspondiente consumo de agua en una tarde deporte y calor, volví a mi casa con la intención de satisfacer mis necesidades pero todos los baños de mi casa estaban ocupados. Bueno, entonces tenía dos opciones: aguantar o solucionarlo de otra manera. Y yo, por supuesto, me caracterizo por buscar soluciones alternativas, mejores o peores que la principal, a todo. Decidí orinar en una especie de jarrón de plástico que había en mi casa y como me tenía que deshacerme de las pruebas del acto en cuestión, lo tiré por el balcón con alevosía y sin remordimientos. Sin embargo, intervino un factor o circunstancia inesperado y totalmente imprevisible: un viejo en bicicleta. Si, efectivamente, un viejo en bicicleta en esos momentos estaba pasando por debajo de mi balcón (vivo en un tercero) así que le dí o, en otras palabras, todo la orina cayo sobre el pobre abuelo. Y como es una reacción muy típica de mi región, y supongo que de todo español medio, se acordó de mis ascendiente, descendientes y hermanos a viva voz. Mi madre, la pobre, se asomó al balcón y vio al anciano empapado y hablando sobre mi árbol genealógico familiar. La pobre, como ya he dicho, por no sufrir una vergüenza mayor que en otras ocasiones, decidió que nos ocultaríamos hasta que el viejo se fuera. De este modo, el pobre abuelo nunca se enteró de quién realizo una lluvia dorada sobre él.

3. He tenido alrededor 32 animales pero lo cierto es que  solo uno de ellos me ha llegado hacer mella, un perrito llamado Calcetines. ¿Por qué este perro y no los otros? Calcetines era un perro extraordinario y nunca he vuelto a conocer un perro como él. No lo tenía en mi casa, sino en la típica casa de la huerta, bastante alejada de donde yo vivo, pero el perro venía cada mañana a mi portal para acompañarme al colegio y se quedaba en la entrada un rato después de que yo entrará. También los fines venía y me acompañaba comprar. Nunca le enseñe donde yo vivo  y cuando íbamos a la huerta siempre volvíamos en coche. Nunca me explicaré cómo lo hacía... Sin embargo, un día que fuimos a la huerta, lo encontré muerto y supongo, o eso me dijeron, que fue por envenenamiento.

4. Odio los puñeteros patos. Una vez más de pequeño, en una comunión, que se celebró en un restaurante que contaba con un estanque y en dicho estanque había patos. Pues me dio por tirarle piedras (eran pequeñas, prácticamente chinarro, es verdad) al pato. Al final uno se tiro por mí pero no llegó a tocarme, ya que entré al restaurante. Y cuando me senté con mis padres en la mesa, veía al pato dándose golpes contra la puerta y yo pensando que en cuanto saliera me iba a destripar.

5. Cuando estaba en primaria, en los primeros años los pupitres estaban unidos y como compañera me toco una niña un tanto problemática porque me robaba los bolígrafos, lapices y demás material escolar. Trate de solucionar el problema diciéndoselo a la profesora, mi madre, su madre, pero nada, la niña seguía. Al final acabe solucionando el problema cortandole un poco el pelo.

6. Toco el bajo desde hace 7 años. Empece a tocar para superar ciertos hechos trágicos pero lo cierto es que desde hace unos años toco muy poco (antes tocaba alrededor de 8 horas) pero siempre tengo en mente volver a tocar  de manera más asidua.

7. Me encanta el anime. Y mis animes preferidos son: Evangelion, Monster,  Psycho Pass y Shin Sekai Yori. Actualmente, estoy viendo Ghost in the Shell.

En cuanto a la nominación, invitó a quien quiera a que lo haga, pues se va a divertir y, en general, seguro que nos hace reír a los demás ^^.

domingo, 14 de agosto de 2016

Bigamia y poligamia

¿La bigamia y poligamia es cosa ajena a nuestra tiempo? Lo cierto es que no y está más presente de lo uno cree. 

Existe en la sociedad una idea de que la bigamia entraña una sumisión de la mujer respecto al hombre, idea equivocada, pues la bigamia se puede dar al revés, es decir, la mujer contrae matrimonio o mantiene una relación estable-formal similar a la del matrimonio con dos hombres; otra cosa es que cuando se haya legalizado la bigamia sólo se permita al hombre contraer matrimonio con dos mujeres distintas. Sin obviar que la poliandria se ha dado con menor intensidad que la poliginia, dándose  en la Creta Antigua, etnias del Tibet, ...

Por un lado, todos los países de  Europa, así como, por otro lado, EEUU, Canadá y otros herederos de  similar cultura y valores, castigan y sancionan la bigamia. Sin embargo, esto no ocurre con el adulterio, que no tiene relación alguna con la bigamia, ya que el primero se da en el caso de que se mantengan relaciones sexuales con otras personas ajenas al matrimonio o relación formal. Es lógico que no se castigue el adulterio pues se trata más de un quebrantamiento de la confianza o vinculo o relación moral con otra personas, sin olvidar que cada vez en nuestra sociedad se dan más casos de "parejas o relaciones abiertas". 

En cambio, en África es el continente donde encontramos con mayor intensidad la aceptación de la bigamia, al igual que en Oriente Medio. En Asia central y oriental se admite el matrimonio monógamo. 

El meollo de la cuestión y a donde quiero ir, es cómo en España aceptamos tales matrimonios (normalmente un hombre y dos mujeres), pues vivimos en  un mundo en el que la inmigración no es nada extraño. En otras palabras, en España existe la bigamia. Ahora bien, no se puede celebrar tales matrimonios en España (tampoco por consulado) pero tampoco podemos repudiarlos, pues eso conllevaría un gran peligro para las esposas que se encuentran en esas situaciones, así que digamos que lo toleramos. Más concretamente, solo se acepta o reconoce el primer matrimonio, es decir, la primera unión y, en cambio, las otras no existen, lo que genera una polémica no sólo no en el sentido de la posición de la mujer en esos matrimonios, sino a efectos de sucesión y pensión de viudedad (normalmente no trabajan y carece de experiencia laboral). La solución ha consistido en un reparto de ambas cosas  entre todas las viudas. Quieras o no, suele ser insuficiente, así que prácticamente se quedan inmundicia. No obstante, no hay que olvidar que tal vez cuentan ayuda económicas (no lo puedo asegurar) para integrarse en la sociedad así como también a acudir a ciertas instituciones.

Tales formas de matrimonios existen en nuestra sociedad, aunque no formalmente, así que de algún modo se debe encontrar una solución a este problema, pues en muchas ocasiones esas mujeres son víctimas de malos tratos o abusos, ya que son dependientes, o por lo menos una gran cantidad lo verán así, de su marido, tolerando ese tipo de comportamientos. No olvidemos que vivimos en un mundo multicultural, debemos olvidar nuestros prejuicios pero también debemos luchar contra ciertas iniquidades que sufren  personas que nacieron y vivieron en países  con una mentalidad más atrasada.